Espacio de maria del carmen "sphinx"












FUENTE:  NASA/RT

 

La NASA registra el rarísimo fenómeno del ‘terremoto estelar’ – RT.




FUENTE:  © tsu.co/RT

Nace tsu, la red social que paga a sus usuarios por los contenidos – RT.




FUENTE:   © angkasa.gov.my/RT

Una gran mancha solar once veces mayor que la Tierra ‘apunta’ hacia nosotros – RT.




FUENTE: © wikipedia.org / Zserghei/RT

Hallan en Ucrania un templo construido hace 6.000 años – RT.




Propuesta del grupo inglés The Tiger Lillies y la danesa Teatro Republique es contemporánea, con representaciones irónicas, grotescas y oscuras

EN EL FESTIVAL MÁS IMPORTANTE DE AMÉRICA LATINA  “CERVANTINO” Une lo mejor de la música, el teatro y la danza de México y el mundo.




El corto dirigido por César Ríos Aguilar, “La teta que os falta”, se ha convertido en el más visto en la historia de FIBABC. En este trabajo, que fue producido gracias a FECMA (Federación Española de Cáncer de Mama) intervienen Beatriz Rico, Elena Martín, Mónica Aragón, Rocío Muñoz, Myr Garrido, Albert Coma, David V. Muro, Ismael Martínez y Patxi Freytez.

EL ABORDAJE CON VALENTÍA DE ESTA ENFERMEDAD… ES EL CORTO ESPAÑOL MÁS VISTO DEL AÑO. TODO UN FENÓMENO SOCIAL EN ESPAÑA, LATINO AMÉRICA Y EE.UU.

*Médicos oncólogos de un hospital de Uruguay ponen el corto como terapia a sus pacientes.




FUENTE: Nasa gov/RT

Video: El cometa Siding Spring se acerca a Marte a una distancia récord – RT.




CUANDO TE BESO

jfuososoos

CUANDO TE ESPERO

momommm

CUANDO TE VEO

mother

CUANDO TE EXTRAÑO

mothgrandma

CUANDO JUGAMOS

mothththt

CUANDO REIMOS

murubia

CUANDO TE ABRAZO

mulllummulllu

CUANDO DISFRUTAMOS

mulululu

CUANDO COCINAMOS

muhchu

CUANDO BATIMOS

mugronkls

CUANDO VEO TUS PRIMEROS PASOS

mueueuyuyu

SENTIMIENTO ETERNO

animaatjes-mothers-day-7132149

FELICIDAD

djdjdjlslslsl

FRÁGIL Y PEQUEÑO

graphics-mothers-day-142715

*MADRE

animaatjes-mothers-day-2310064graphics-mothers-day-983009

CUANDO TE ALIMENTO

muslslslsls

CUANDO TIENES FIEBRE

muumumu

CUANDO GATEAS

mhhhjlu

NUESTRAS CARCAJADAS

mkumku

*Palabras a mi Madre
Alfonsina Storni
No las grandes verdades yo te pregunto, que
No las contestarías; solamente investigo
Sí, cuando me gestaste, fue la luna testigo,
Por los oscuros patios en flor, paseándose.
Y sí , cuando en tu seno de fervores latinos,
Yo escuchando dormía, un ronco mar sonoro
Te adormeció las noches, y miraste en el oro
Del crepúsculo, hundirse los pájaros marinos.
Porque mi alma es toda fantástica, viajera
Y la envuelve una nube de locura ligera
Cuando la luna nueva sube al cielo azulino.
Y gusta si el mar abre sus fuertes pebeteros.
Arrullada en un claro cantar de marineros
Mirar las grandes aves que pasan sin destino.

Ir a descargar*Caricia

Gabriela Mistral

Madre, madre, tu me besas, /pero yo te beso mas.

Como el agua en los cristales,/ caen mis besos en tu faz… 

Te he besado tanto, tanto/ que de mí cubierta estás

y el enjambre de mis besos/ no te deja ni mirar…

Si la abeja se entra al lirio,/ no se siente su aletear:

Cuando tú, a tu hijito escondes/ no se le oye el respirar…

Yo te miro, yo te miro/ sin cansarme de mirar,

y que lindo niño veo/ a tus ojos asomar…

el estanque copia todo/ lo que tu mirando estás;

Pero tú en los ojos copias/ a tu niño y nada más.

Los ojitos que me diste/ yo los tengo que gastar 

en seguirte por los valles,/por el cielo y por el mar…

Ir a descargar
*Amor eterno

Gustavo Adolfo Bécquer

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

Countryside

Mi día de la Madre. …De Cuentos para Verónica.  

Desde que yo me acuerdo, para mí el día de la madre siempre fue comprar
un ramo de flores y llevarlo al cementerio. Las tres hermanitas vestidas iguales, frente a la tumba, rezando un padre nuestro, un avemaría y un gloria,
persignándonos, y luego espiando el sol, que se descolgaba entre el grave follaje.
Mirar las calas, los lirios tan tristes, en otras sepulturas, y volver a detener los
ojos en las alverjillas rosadas que tanto le gustaban a mi madre.
También le gustaban los aromos y las rosas –eso nos decían siempre–.
Los otros chicos compraban cosas menos líricas: bombones, planchas, adornos para la casa, un corte de género. Cosas que no se marchitaban enseguida, cosas con menos color y sin el perfume de nuestras flores, pero que eran entregadas a dos manos tibias, inquietas, embarullándose de ansiedad al desatar los moños del paquete.
Dos manos y enseguida una voz haciendo una exclamación de sorpresa.
Y después de la voz los ojos, un par de ojos brillantes, orgullosos, húmedos…
A mí me gustaban más las alverjillas que las planchas, pero hubiera
querido tener una madre en el día de la madre, aunque hubiese tenido que regalarle una plancha.
Después, las tres crecimos. Ya no íbamos vestidas iguales ni juntas a llevar
las flores de octubre. Y los años me borraron la costumbre de hacerlo, ¡me
ponen tan tristes los cementerios! Hasta el año pasado también me ponían
triste los días de la madre.
Hasta el año pasado… porque este año fue distinto.
En el papelito que Verónica trajo de la escuela decía que el sábado nos
reunirían a las madres de todos los alumnos a las cinco de la tarde. Habría un
té y cada una debía llevar algo.
Yo compré unos sándwiches y le puse a Verónica su hebilla blanca en
el pelo. Estaba contenta, anhelante.
—Hicimos un regalo —me dijo—, una sorpresa.
—¿Qué es?
—Un paquete con una tarjeta.
—¿Y adentro?
—Es un secreto, no se puede decir…
Me asombré de que pudiera callar. Me asombré, yo que nunca puedo
guardar un regalo para entregarlo el día establecido porque la ansiedad
de darlo me consume.
De la mano, las dos entramos en el aula de Jardín de Infantes. Ya había
otras madres y otros chicos. Ya había un barullo de voces infantiles
entremezcladas con el cotorreo de las mujeres.
Las maestras repartían las masas y las tortas; los niños corrían de un
lado para otro, comentando que “arriba” darían dibujitos animados con
un proyector de cine. De pronto, los alumnos fueron llamados por la directora
y subieron la escalera al trotecito; al rato empezaron a bajar.
Los más chiquitos primero. Las mejillas coloradas, los delantales almidonados,  una caja forrada de rosa sostenida por manitas regordetas y blandas.
Cada uno se acercó a su mamá y le tendió la ofrenda.
Mi Verónica me la entregó con los ojos azorados, la respiración entrecortada,
conteniéndose para no darle un manotazo a la cinta brillante que adornaba la tarjeta.
—Es para vos —me dijo—, abrilo.
Destapé la caja y un montón de bombones dudosamente redondos,
dudosamente perfectos, recubiertos con una fina ralladura de chocolate
y metidos en delicadas corolas de papel plisado, me llenaron los ojos.
—Los hice yo, con mis manos, así… como cuando juego con plastilina…
Ella, con sus manos regordetas, con sus manos con las uñas casi siempre
sucias de arena, de tierra, de acuarela.
—Comelos —exigió.
Me puse uno en la boca. Dulce. Mastiqué despacio. Dulce. Dulce hasta que
se encontró con mis lágrimas en la mitad de la garganta. Y lo tragué junto
con ellas. Porque no podía llorar allí.
Porque no podía agradecer su primer regalo con ese llanto que me inundaba toda.
Entonces sonreí y la abracé, la besé, le acomodé el flequillo –por hacer algo–
y la tuve un rato sentada sobre mis rodillas.
La imaginé amasando los bombones, dándoles esa forma redonda, simple,
elemental.
La imaginé guardando el secreto, esperando el momento de poder
revelarlo. Y se me pusieron tibias la sangre y la esperanza.
Después del té, después del Pato Donald y no sé qué otros bichos haciendo
disparates en la pantalla blanca, regresamos a casa.
Regresamos tres: Verónica, la caja de bombones y yo.
Todavía no era domingo, pero para mí ya había sido el día de la madre.
Un día con sol, con campanas, repleto de amor y de ternura.
Acabo de comerme el último bombón.
Los hice durar. No convidé a nadie.
Eran para mí, todos, todos.
Para mí sola.
Bombones, secreto, sorpresa y dos manos gordas amasando.
Y yo tragándome mis primeras lágrimas de felicidad en el día de la madre.
Yo dentro de ella, de mi hija, bajando la escalera de la escuela con la caja
forrada de rosa.
Yo bajando en ella la escalera, entregando el regalo y esperando,
sin aliento, que mi mamá lo abriera, me abrazara y me besara.
Yo reviviendo en ella, resucitando en ella, rescatando en ella lo que perdí,
apropiándome de lo que no tuve.
Ah… si a los hijos una nunca termina de agradecerles todo lo que nos
dan: esa maravillosa posibilidad de volver a ser desde el principio, de
recrearnos de nuevo, de regresar hacia atrás y encaminarnos
siguiendo su ritmo, esgrimiendo su asombro y encontrando en nosotros,
adentro de nosotros hasta… hasta la madre que perdimos.

Poldy Bird

Flowers




FUENTE:   © NASA/MSFC/MEO/RT

La lluvia estelar Oriónidas, a punto de entrar en su apogeo – RT.




10 civilizaciones que desaparecieron en extrañas circunstancias.



et cetera
Un Lugar para isabel

El cine es vida,¡ vive el cine!

GEOGRAPHY EDUCATION

A place for geography students and teachers to find interesting, current supplemental materials. Produced by geography professor Seth Dixon.

Alejandro Reyes Posada

Tierra y Violencia en Colombia

The Blues Inception

de Perspectivas y Posiciones

Inside TV

Exclusive TV News and Scoop

Mr Pessimist. El lado positivo de la comunicación

Un blog sobre comunicación, relaciones públicas y periodismo

El tarro de ideas

donde el tarro se destapa

Escribir para decir estuve.

Un blog más, pero de otro ser. Que es feliz escribiendo y que por eso escribe.

AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.

La librería de Chelo

Aquí encontrarás comentarios de libros, poemas, música, lugares mágicos, homenajes, momentos inolvidables, pensamientos, reflexiones y ficción. Un lugar dedicado a las palabras, también a las tuyas, a las que desees dejarnos.

Bahía César

Un blog de César Dergarabedian

Josep Pamies blog

una opinion silvestre

Nueva Salud

un estilo de vida mas sano

Milners Blog

Do or do not, There is no try.

existence!

Le site de Jean-Paul Galibert

fashionarchaeology

digging deep into the history of dress

TechCrunch

Startup and Technology News

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 109 seguidores